Caudillo de radionovela; centenario luctuoso de Zapata

0
73


CIUDAD DE MÉXICO.

Felipe Ávila prepara el lanzamiento de una radionovela sobre la vida de Emiliano Zapata (1879-1919). Su transmisión está programada para abril, tendrá 15 episodios de 30 minutos cada uno y se transmitirá semanalmente por Radio Educación.

Así lo adelantó el historiador, quien publicará, en unas semanas, la Biografía de Emiliano Zapata bajo el sello Crítica. Ambas actividades servirán para conmemorar el centenario de la muerte del Caudillo del Sur, que se cumple el próximo 10 de abril. Pero eso no es todo.

También informó que se prepara una exposición con fotografías, documentos, cartas y objetos personales de Zapata, que será inaugurada el 10 de abril en Chinameca, Morelos, la cual viajará luego a la Ciudad de México, donde será enriquecida y montada en Palacio Nacional para el segundo semestre del año.

En Chinameca sería una pequeña con fotos, textos y objetos originales de Zapata, pero en Palacio Nacional sí se quiere una exposición con el mayor número de objetos que los familiares de Zapata han ofrecido, así como facsimilares y versiones originales de documentos contenidos en el Archivo General de la Nación (AGN) y obras de artistas inspiradas en el personaje”, dijo.

Además, se hará un coloquio con expertos el 8 y 9 de abril, en Cuautla y Cuernavaca, y muestras fotográficas en la estación Zapata del Metro, el pasaje Zócalo-Pino Suárez y en la explanada de Zacatenco (IPN); habrá billete de lotería alusivo, medallas conmemorativas emitidas por el Banco de México y cápsulas televisivas para Canal 22.

RESCATA SUS HUELLAS

Sobre la radionovela, el historiador comentó que “está pensada para que el amplio público mexicano conozca la vida y los episodios más sobresalientes, las batallas y decisiones trascendentales que tomó el Caudillo del Sur” y para que se conozca un poco sobre su familia.

Lo que queremos es que uno de los personajes cuente la vida de Zapata y muy probablemente sería Josefa Espejo, su esposa legítima y viuda, que lo acompañó desde que entró a la Revolución y hasta que lo matan en Chinameca, en 1919”.

En esta radionovela aparecerán sus compañeros más cercanos: Otilio Montaño, redactor del Plan de Ayala; Antonio Díaz Soto y Gama, uno de sus principales asesores intelectuales; Manuel Palafox, su secretario de Agricultura y quien realizó la reforma agraria zapatista; y su hermano Eufemio Zapata.

Queremos que Zapata hable por sí mismo a partir de los testimonios originales, así que la radionovela se apegará a la verdad histórica y no incurriremos en falsedades ni tergiversaciones o a difundir cosas imaginadas. La radionovela rescatará al Zapata histórico, porque ésta no será una serie de ficción, aunque sí tendrá diálogos creados, ya que no existen conversaciones originales de Zapata, salvo aquella donde platicó con Francisco Villa el 4 de diciembre de 1914 en Xochimilco”, detalló.

La radionovela abordará su infancia, los años juveniles y su ingreso a la Revolución, su relación con Francisco I. Madero y la posterior ruptura que lo llevó a proclamar el Plan de Ayala, así como la lucha que encabezó con el Ejército Libertador del Sur contra el gobierno maderista.

También se ubicará en la Decena Trágica y el momento en que Madero fue asesinado, su respuesta al gobierno de Victoriano Huerta, su alianza con Villa, su entrada triunfal a la Ciudad de México; la guerra civil contra Venustiano Carranza y Álvaro Obregón en 1915 y hasta la heroica resistencia en Morelos y su asesinato en Chinameca”, describió.

La radionovela se transmitirá en un capítulo semanal y al concluir la serie se retransmitirá en capítulos diarios durante dos semanas.

FIGURA PASTEURIZADA

Para Ávila, la figura de Zapata tuvo varios momentos. Al principio, sus enemigos lo dibujaron como bandolero, un robavacas y una amenaza para la civilización, símbolo de la barbarie sin ideología.

Lo paradójico fue que quienes lo combatieron y derrotaron, luego se apropiaron de su imagen, aunque su asesinato “fue un crimen de Estado que organizó el gobierno de Carranza contra un movimiento rebelde que no podía ser controlado”.

Así que los sonorenses Álvaro Obregón y Plutarco Elías Calles se apropian de la figura de Emiliano Zapata, aunque lo habían combatido en vida. Pero una vez muerto fue reivindicado por sus vencedores y convertido en símbolo del agrarismo.

Entonces, los gobiernos posrevolucionarios lo convirtieron en mito, en un Zapata pasteurizado: le limaron las aristas más radicales, borrando las diferencias que tuvo con Madero y Carranza.

Pero ese proceso terminó en 1979, cuando el presidente José López Portillo intentó exhumar sus restos y llevarlos al Monumento a la Revolución, lo cual fue impedido por la familia. “Luego vendría el EZLN y demostró que es un símbolo vivo, pero con un contenido de lucha, protesta y reivindicación distinto al Zapata oficial”, concluyó.





Source link

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here