Dividiendo y distrayendo al país 2019/03/27

0
192


27 de Marzo de 2019

¿Alguien podría informarle que ya terminó la campaña y que ya es, quiera o no, jefe de Estado?

Al protestar el cargo se comprometió a “desempeñar leal y patrióticamente el cargo de Presidente de la República, mirando en todo por el bien y prosperidad de la Unión.” En lugar de continuar dividiendo al país. Sus recientes cartas al Rey de España y a S.S. el Papa Francisco generan una división innecesaria.

Si bien el Ejecutivo Federal tiene la facultad de la conducción de la política exterior, debe observar, conforme a la Constitución, entre otros principios, la cooperación internacional para el desarrollo. Es insostenible que sus recientes cartas cumplan con dicho principio.

La sociedad mexicana necesita que el jefe de Estado mexicano convoque a la unidad para enfrentar la inseguridad pública que padecemos en prácticamente todas las entidades de la República, además de poner en práctica el sistema nacional anticorrupción que le urge a México. En ambos casos se requiere de la participación ciudadana. Aquí es donde hay que poner en práctica esa legitimidad de los 30 millones de votantes que presumen.

A pesar de todo el despliegue que se haga de las fuerzas armadas a través de la Guardia Nacional, se requiere de la participación social para hacer frente al fenómeno social de la delincuencia y generar condiciones propicias para que las instituciones de seguridad recuperen la confianza de la sociedad.

En esta materia se requiere de todo el respaldo que se le pueda brindar a las instituciones, pero a la vez que se mejore la calidad de vida de policías, ministerios públicos, peritos, sistema penitenciario, e incluso a los jueces; también será necesario establecer mecanismos de supervisión de tales instituciones, y para ello se requiere de la participación social en general.

En sentido contrario, el gobierno anuncia que habrá mayores recortes (despidos) de personal en las dependencias, porque pasaremos de una “austeridad republicana” a una “pobreza franciscana”. Aunque se dice que si se cometen errores, ya se verá después cómo se corregirán.

La Cámara de Diputados del Congreso de la Unión no ha podido sesionar, por el bloqueo de supuestos maestros, para abordar la reforma educativa, a pesar de que se trata de uno de los temas más importantes de desarrollo nacional, y de que el líder de la mayoría en este órgano legislativo del Estado mexicano ya se había comprometido a que no quedaría ni una coma de tal reforma, luego entonces, en tanto, el Ejecutivo Federal distrae la atención nacional, para abordar un tema que no formaba parte de las prioridades nacionales. ¿cuál es el chantaje al que tienen sometido a uno de los Poderes de la Unión? Quien tiene la mayoría de los diputados de la Cámara de Diputados es responsable de que ese órgano de gobierno del país cumpla sus funciones.

La necesidad de alimentar todos los días el discurso de conferencias mañaneras no sólo está desgastando en nuestro país la palabra del Presidente de la República, sino ahora incluso ante los Jefes de Estado de España y del Vaticano.

Respecto del primero ya respondieron que: “El Gobierno de España lamenta profundamente que se haya hecho pública la carta que el Presidente de los Estados Unidos Mexicanos dirigió a S.M. el Rey el pasado 1 de marzo, cuyo contenido rechazamos con toda firmeza.” Y respecto del segundo, ya ha habido esas expresiones de perdón.

A ningún lugar lleva pedir algo que, en todo caso, debiera ser expresado en forma voluntaria y con plena convicción, en caso contrario, en las relaciones internacionales, esas peticiones sólo llevan al camino de la divergencia y alejamiento, respecto de temas que no estaban en la agenda de prioridades nacionales.

No nos distraigamos de esas prioridades. Hagamos de la Guardia Nacional que logró la unanimidad en el Congreso de la Unión, una institución que genere confianza de la sociedad y una mejor percepción de la seguridad. Mejoremos la calidad del sistema educativo nacional, no condenemos a millones de connacionales a continuar en trabajos de segunda, tercera o cuarta categoría por falta de preparación. Perfeccionen si quieren el sistema nacional anticorrupción, pero pongámoslo en práctica ya, entre otros temas que sí son prioridades. No dividamos y distraigamos la atención.





Source link

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here