Messi en estado de gracia acerca al Barcelona a la final| Excélsior

0
122


CIUDAD DE MÉXICO

Los cien partidos de Lionel Messi como capitán del Barcelona no podían encontrar un marco más propicio para demostrar su hegemonía que una semifinal de Champions League. El entrenador culé frotó la lámpara y apareció su genio particular para desatascar un partido vital y marcar dos goles.

Fue un juego en el que la posesión fue aliada del Liverpool. El conjunto catalán se impuso por 3 goles a 0 y sentencio el partido de ida. Todo se definirá el próximo martes 7 de mayo en Anfield.

Luis Suárez se reencontró con su espíritu goleador en la etapa más trascendente del año y junto a Jordi Alba, fueron los artífices del triunfo catalán.

Cuatro años tuvieron que pasar para que el FC Barcelona volviera a diputar una semifinal de la UEFA Champions League. El ambiente estuvo a la altura, el Camp Nou se vistió de gala con su característico mosaico de las citas europeas de alta importancia.

El holandés Bjorn Kuipers, fue el árbitro central de este choque de gigantes. El Liverpool, por su parte, buscaba redimirse de aquella noche fatídica en Kiev, donde los errores de Loris Karius, le quitaron la gloria.

El técnico alemán salió con su once estelar, salvo Roberto Firmino, que ingresó hasta el complemento, su lugar fue sustituido por Giorginio Wijnaldum.

Desde el inicio, el partido fue de ida y vuelta, en los primeros compases del encuentro, el Barcelona careció de precisión en la media cancha y le costaba conectar con la zona de ataque, el técnico culé, Ernesto Valverde, apostó por un tridente conformado por Phillipe Coutinho, Luis Suárez y Lionel Messi.

Las polémicas arbitrales no estuvieron ausentes; al minuto 5’, Sadio Mané entró al área y simuló una pena máxima, Kuipers pasó por alto la jugada, misma provocada por las dudas de la defensa azulgrana. Ocho minutos después (’13), Lionel Messi regateó en el área a varios jugadores de los Reds y la pelota pegó en la mano de Joel Matip, el holandés hizo caso omiso ante la petición de penal de la afición barcelonista.

Jurgen Klopp tuvo que mover su banquillo de forma prematura, debido a la lesión de Naby Keita al ’20. El guineano se dolía del abductor y fue sustituido por Jordan Henderson.

Cuando la semifinal navegaba por aguas pantanosas, apareció Jordi Alba con su velocidad por la banda para mandar un centro a Luis Suárez, que el uruguayo tocó con la punta de la bota, haciendo imposible la intervención de Allison Becker.   El primer gol de Luis Suárez en esta Champions League ha llegado en el momento más oportuno. El último gol del uruguayo fue en la ida de los cuartos de final contra la Roma. Desde entonces, diez partidos en blanco, aunque en dos de ellos no jugó.

El guion de la segunda mitad no cambió, los de Anfield mantuvieron la tenencia del balón e inquietaron a Marc André Ter Stegen, que reaccionó correctamente, con dos intervenciones monumentales ante Mané y Andy Robertson.

Fue hasta el ’74 cuando, Lionel Messi hizo acto de presencia. Inició y terminó la jugada, dejó servida para la definición de Luis Suárez, el remate del charrúa se estrella en el travesaño y el argentino la empuja al fondo de la red.  Nueve minutos más tarde (’83), ‘La Pulga’ pasó lista con la firma de la casa, y anotó el tercer gol con la ejecución de un tiro libre magistral.

Mohammed Salah, tuvo en sus botines el gol de la esperanza para el Liverpool, pero estrelló su remate en el poste, tras un disparo a bocajarro de James Milner. Nuevamente Messi fue decisivo y ayudó a encarrilar la eliminatoria y a acortar el camino al Wanda Metropolitano de Madrid.

cmb





Source link

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here